El puto amo

Publicidad-prostitucion-parabrisas-coche_EDIIMA20180905_0690_5

Post escrito por Miguel Lorente y publicado originalmente en el diario.es

¿En qué momento de la historia las mujeres introdujeron de manera libre y voluntaria la prostitución como una opción profesional más…? La respuesta es sencilla: en ninguno.

La prostitución es una creación machista para beneficio de los hombres y de su modelo de sociedad, un modelo que necesita la cosificación de las mujeres como parte esencial del mismo. Si miramos con perspectiva, lo sucedido no es muy diferente a la estrategia machista en muchos otros ámbitos y con otros temas. Siempre es lo mismo: primero se impone una idea o referencia que obliga, somete, domina, limita a las mujeres, después se normaliza sobre el hábito y la costumbre, y finalmente, en aquellas cuestiones más trascendentales, se hace legal para que no quede a la subjetividad ni a la intemperie de las circunstancias.

Un ejemplo; primero se considera que las mujeres son inferiores a los hombres y menos capaces, luego se levanta toda la estructura social y de relaciones bajo ese criterio que las limita en lo personal y en lo laboral, después se desarrollan una serie de normas que les impiden votar, trabajar, viajar… más adelante, cuando la situación se hace insostenible, crean otras normas que les permite trabajar y viajar, pero con el permiso del marido… y así hasta que la propia reacción social y los movimientos y organizaciones de mujeres impiden la deriva y corrigen las injusticia que supone esa construcción. Sin embargo, el propio sistema se encarga de que incida lo mínimo sobre ese machismo original, y que sólo lo haga sobre alguna de sus manifestaciones, lo cual permite que sus ideas y valores se mantengan y se adapten a la situación sin renunciar a sus objetivos, aunque le obligue a cambiar de estrategia.

Prostitución como imposición del machismo

La prostitución no es el resultado de la decisión de las mujeres, ellas se han visto obligadas a ejercerla desde el origen de la historia. Es la imposición del machismo para que los hombres refuercen su masculinidad y sensación de poder a través del sexo. Si las mujeres no hubieran sido consideradas como objetos y sexualizadas desde la infancia la prostitución no sería posible. Y si el machismo no hubiera creado las circunstancias para que muchas mujeres a lo largo de la historia entendieran la prostitución como una opción más dentro de la normalidad, las mujeres no la elegirían, del mismo modo que nunca se ha aceptado la esclavitud como una opción laboral, puesto que no se logró normalizar esa forma de explotación.

Cuando se intenta pasar de una prostitución forzada y obligada a una prostitución “libre y decidida”, el éxito no es de quien era explotado y dice liberarse haciendo lo mismo que hacía, sino del contexto que había normalizado esa situación y que ahora la mantiene bajo otras referencias.

No debemos olvidar que la prostitución beneficia a los hombres y al machismo, y lo hace a costa de las mujeres y la Igualdad. La prostitución no proporciona sexo a los hombres, sino poder. La inmensa mayoría de los hombres que consumen prostitución mantienen relaciones sexuales con otras mujeres, y aun así acuden a la prostitución para satisfacer sus deseos de poder de las formas más diversas, pero siendo ellos los amos de esa mujer durante el tiempo de contacto, y reforzando para siempre su idea de hombre y masculinidad para ser también los amos de la sociedad.

Según un informe de APRAM, el 39% de los hombres de nuestro país han consumido prostitución, esos mismos hombres que también cometen violaciones, abusos sexuales, acoso sexual… en las circunstancias más diversas, y todo ello lo hacen culpabilizando a las mujeres por provocar, por actuar con perversidad y engañarlos, o por arrepentirse y tirar de maldad para denunciarlos falsamente, como hemos visto recientemente tras conocer la sentencia del caso de “La manada”, cuya víctima, no por casualidad, ha sido considerada en muchos comentarios como una “puta”.

Lo que ha sucedido estos días con la solicitud para crear un “sindicato de trabajadoras del sexo” refleja muy bien esa estrategia adaptativa del machismo, y cómo utilizan el teórico interés y preocupación por las condiciones de trabajo de las mujeres que la ejercen para beneficio, pero sin cuestionar en ningún momento el trabajo ni las circunstancias que han llevado a esas condiciones.

La estrategia es clara: primero las obligan, las explotan, abusan, agreden… y después, cuando se han creado unas condiciones objetivamente inaceptables, ocultan la prostitución tras las circunstancias en que se ejerce y piden que se actúe para mejorar las primeras sin hacer nada sobre las segundas. Y todo ello bajo la trampa de hacer creer que si cambian las condiciones de trabajo va a suponer un cambio en la prostitución.

La clave, el plano social

Por dicha razón, para ocultar el significado social y cultural de la prostitución dentro del machismo, se acude a la voz individual de mujeres que libremente, y con todo el respeto y consideración por mi parte, piden ejercer la prostitución en unas condiciones adecuadas.

La reivindicación de estas mujeres tienen todo el sentido, tanto por las condiciones en las que desarrollan su actividad, que ya hemos comentado que son inasumibles, como desde el punto de vista de su posición individual; pero la clave, como en tantos otros temas, no está en el plano individual, sino en el social, puesto que son las referencias de la sociedad las que crean el mito de creer elegir libremente en un contexto machista que da significado a la realidad, hasta el punto de crear un imaginario en el que muchos hombres dicen, “ si a mis hijos les faltara para comer, yo robaría”, mientras que las mujeres afirman, “ si a mis hijos les faltara para comer, yo me metería a puta”.

Las decisiones individuales no pueden ir en contra del marco de convivencia ni a favor de los elementos que refuerzan un sistema de ideas y valores como el machismo, basado en la injusticia de la desigualdad. Por eso se actúa contra un agresor aunque la mujer diga que no se haga porque su marido “le pega lo normal”, ni tampoco se aceptaría que un grupo de personas que consumieran sustancias tóxicas ilegales pidiera que las dejaran consumirlas en nombre de su libertad, y de que ellas con su cuerpo hacen lo que consideren, aunque dicha decisión les perjudique.

El machismo ha creado la idea de que los hombres son los “putos amos” de la sociedad, y para ello les da oportunidades para que se sientan así, entrenen su ego y puedan demostrarlo, como ocurre, por ejemplo, con la violencia de género normalizada y con la prostitución. El resultado es claro, y cada hombre, si así lo decide, con independencia de su estatus y circunstancias personales, al menos cuenta con un espacio en el que es el “puto amo”.

<<https://www.eldiario.es/andalucia/desdeelsur/puto-amo_6_811978802.html>&gt;

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s